Beneficios de la grafología racional de D. Vicente Lledó

  1. El trabajo diario de la reeducación gráfica neuroperceptiva es capaz de incrementar el desarrollo de la capacidad de aprendizaje, la capacidad atencional, la concentración y la memoria; ya que activa los niveles de producción de ondas alfa a nivel cerebral. Este tipo de actividad cerebral despierta la creatividad y mejora la intuición al mismo tiempo al sincronizar áreas del hemisferio derecho con la planificación del hemisferio izquierdo (área prefrontal fundamentalmente).
  2. Favorece el equilibrio del sistema nervioso autónomo, inhibiendo la respuesta al estrés con la consiguiente activación de estados de relajación dirigidos. Como resultado el sistema inmune es fortalecido al igual que el sistema de producción neuroendocrino. El efecto es una mejora integral de la salud.
  3. Facilita y mejora los procesos y las diferentes fases del sueño, manteniendo un equilibrio entre los estadíos.
  4. Proporciona serenidad, quietud, claridad y seguridad en el desarrollo de nuestras diferentes funciones neurofisiológicas.
  5. Libera a la persona de los diferentes conflictos emocionales no resueltos, del tipo: Depresión, tristeza, ansiedad, culpa, rabia, miedos y fobias, resentimientos, excesos de euforia o síndromes de dependencia y apego…
  6. Estimula el autocrecimiento y autoconocimiento, enseñando a la persona un nuevo reenfoque de situaciones de bloqueo o de aparente irresolubilidad. Desarrolla la capacidad de aceptación y el consiguiente desarrollo personal.
  7. Facilita la producción de hormonas y neurohormonas, mediante la activación de neuropéptidos y neuromoduladores cerebrales (procesos pertenecientes a la psiconeuroinmunoendocrinología).
  8. Representa un sistema de meditación activa que genera patrones comportamentales de orden, quietud y equilibrio mental, emocional y físico.
  9.  Transforma el sistema de creencias de la persona al interconectar diferentes áreas cerebrales y desconectar anclajes profundos del sistema emocional. El trabajo grafomotriz con ambas manos activa el cuerpo calloso dando al concepto de integración cerebral el valor de ser una herramienta de crecimiento espiritual.
  10. Finalmente hemos de tener en cuenta que la escritura no es un acto banal, sino que muy al contrario de lo que se suele pensar, los trazos ejecutados de forma incorrecta refuerzan el deterioro de las funciones que representan.

Por todo ello, resulta aún más interesante aprovechar la oportunidad de aprender a escribir con el Modelo de Vicente Lledó, recuperando y fortaleciendo todas aquellas funciones que cada cual necesite.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.